.

Lunes, 16 de Octubre de 2017


Policías por Vocación en Tiempos de Violencia (Historia)

Gerardo Romo | CVN

Cuando se es policía se sabe que cada momento la vida pende de un hilo.

"En mi familia están muy orgullosos de mí porque saben que estoy trabajando por el bien de mi País para proteger a nuestra gente", dice uno de los poco más de 80 policías estatales que están en el evento donde el gobernador Alejandro Tello entregó 15 patrullas a la corporación.

Este agente entrevistado porta un arma larga, bufanda y lentes oscuros. Está agitado, acaba de llegar de un operativo a las instalaciones de la corporación.

Tiene 6 años como miembro de la Policía Estatal, antes estuvo otros 6 años en el ejército.

"Miedo tenemos todos porque somos humanos pero soy policía por vocación, tengo esposa e hijos pero este trabajo lo hago por ellos", señala.

¿Cómo manejan el estrés?, se le pregunta al agente.

"Hay psicólogos que nos ayudan de manera permanente", dice.

En lo que va del año la Policía Estatal ha detenido 338 personas por delitos del fuero federal y a 391 por delitos del fuero común.

También han decomisado 26 armas de fuego, 3 mil cartuchos útiles y más de dos mil dosis de droga diversa, informó el Secretario de Seguridad Pública Ismael Hernández Cambreros.

"Se están debilitando con estos operativos a los grupos de la delincuencia", aseguró el mando policial, aunque la realidad no coincide con su apreciación.

Entre los asistentes al evento también hay policías viales.

"Lo más duro y a la vez hermoso que me ha tocado vivir fue cuando tras un accidente pude salvar de un carro en llamas a una niña de 4 años, nosotros somos una corporación más cercana a la gente", explica un oficial de la policía vial con 14 años en la corporación.

Él nunca ha pensado retirarse de la corporación a pesar de las dificultades y el incremento de la violencia.

"Hay grupos de la delincuencia que nos dan mucho trabajo pero uno continúa en esto porque es mi vocación, es un sacrificio que vale la pena, sobre todo porque dedicas más a esto que a la familia", explica.

¿El sueldo es bueno?, le pregunto.

"Ningún salario alcanza ni vale la pena cuando se arriesga la vida todos los días", afirma.

El evento de la entrega de las patrullas para reforzar la seguridad concluye con la promesa de que seguirán reforzando a las corporaciones. En el ambiente hay frío, aire, lluvia y poco, muy poco optimismo.